¿Porqué miento?

¿Porqué miento y porqué mentimos? Si mentir es omitir mis defectos y embellecer mis virtudes creo que yo miento por lo menos unos veinte veces cada dia. Allí también están incluidas las mentiras piadosas que decimos para no herir a otras personas. Obviamente la vida seria muy complicada si no fuera por estas mentiras. Pero luego hay otro tipo de mentiras mas nefastas.

Escribo este post porque he vuelto a Meetic después de 14 años, y me ha dado cuenta que algunas cosas nunca cambian y incluso han empeorado. La primera vez que me metí en Meetic era en el otoño de 2002, recién divorciado y Meetic me abrió las puertas a otro mundo. Parece una cosa trivial pero, las cosas como son, la consecuencia de coquetear por internet ha sido transcendental en mi vida. En aquel entonces, los que eramos ”early adopters”,  las primeras personas en Meetic no mentíamos  tanto como se hace ahora.  Es una reflexion subjetiva mía, pero creo que es acertada, y voy a profundizar esta reflexion mas adelante. El drama de las mentiras de cortejo digital surge cuando los dos partes se encuentran por la primera vez. En otras palabras, es facil de crear una identidad falsa por internet pero es difícil mantener esta falsedad en IRL, In Real Life, o traducido a español, EVR, En la Vida Real. En unos instantes vamos a ver porque el cerebro masculino nos induce a decir tantas mentiras.

Otro motivo  de escribir este post es por puro autoterapia: ¿Porque soy tan propenso a omitir mis defectos, a exagerar mis virtudes y mentir en el proceso de encontrar pareja cuando estoy metido en Meetic?  Para los que no lo saben, Meetic es un sitio de internet para encontrar pareja. En algunos países se llama Meetic y en otros se llama Match, pero es la misma empresa y es el lider del mercado.

Hace unos años hice un seminario de una semana con John Grinder y a raíz de una mudanza encontré unos apuntes de dicho seminario que me hizo reflexionar. John Grinder es el fundador de PNL, un vertiente ultra conductivista dentro de la psicología. PNL tiene cada vez mas adeptos y muchos psicólogos españoles se reciclan como ”coaches” de PNL. Ser ”coach de PNL” es mas rentable que psicólogo porque suena mejor para el paciente,  o el cliente, decir ”Tengo hora con mi coach”.

Bueno, a que voy: Voy a intentar resumir esta teoría de PNL de las mentiras, y como escribí antes, lo hago sobre todo por motivos de autoterapia.

Hay tres diferentes tipos de mentiras:

  1. Mentiras de omisión, entre ellas están las  mentiras piadosas.
  2. Mentiras de evasión o de ”misdirection” como se dice en ingles, de echar la culpa a otros, de confundir o desviar la atención. De hacer falsas acusaciones.
  3. Mentiras de influencia. Son las mentiras que uno dice para impresionar, por ejemplo para mejorar su curriculum o atribuirse propiedades o hechos que son de otros. Estas mentiras son las mas poderosas, y si están bien hechas hacen que los afectados no se atreven a preguntar o cuestionar. Otro tipo de mentira de influencia son las mentiras colectivas que pueden ser las religiosas o de las sectas.  Es el  origen del conformismo católico, o el islamismo radical,  o el drama de los cientólogos.

Según otros vertientes de la psicología se puede clasificar las mentiras en otras formas, por ejemplo:

  • mentiras de miedo
  • mentiras de manipulación
  • mentiras de orgullo

Pero, como siempre en la psicología hay tantos modelos para analizar diferentes fenómenos que es difícil de fijarse en uno. Estos modelos siguen las diferentes escuelas de la psicología como puede ser  el psicoanálisis, el gestalt, el conductivismo, el PNL, y tambien se podría incluir la psicomagia de Jodorovsky como escuelas establecidas. Pero para mi gusto para analizar las mentiras tiene mas sentido el de un vertiente de PNL que di arriba:  Omisión, evasión y influencia.

Porque mentimos entonces?

Las personas creemos en las mentiras porque queremos creerlas. ¿Porque queremos creerlas? Por la ganancia emocional que da la justificación de la mentira. Vamos por partes para explicar como va eso:

Según este modelo existe tres capas de nuestra mente:

  1. En el subconsciente hay un parte que se puede llamar el Cerebro Reptil que esta en el Paleocortex, en el centro del cerebro.  Es el nivel de nuestro cerebro que dirige nuestras funciones mas primarias. Nuestro cerebro reptil nunca miente, es 100% honesto. En este nivel no hay emociones, solo necesidades primarias de supervivencia. Estas necesidades se pueden clasificar según las tres preguntas que hacen los animales cuando ven a otro animal:  ¿Puedo comerlo? ¿Puedo parearme con el o ella? ¿Puedo aliarme con el o ella y en que posición estaré con el o ella?

a) Comida. No hace falta profundizar este punto, todos sabemos que la comida y la bebida es primordial para nuestra supervivencia

b) Sexo –  reproducción. Este punto tampoco hace falta profundizar, sabemos que la reproducción es necesaria para la supervivencia de nuestro linaje.

c) Estatus social. Hace falta profundizar. La sociedad, o la manada, protege a sus miembros con mas estatus. Por eso se puede considerar el estatus social como una forma de supervivencia. Los miembros de la sociedad, o de la manada, que pierde su estatus social por completo se quedan fuera y están predestinados a morir. Así funcionaban las sociedades hasta la edad media, y así funcionan todavía las sociedades mas primarias. La necesidad, o la ambición, de tener estatus social es mas marcado en los hombres, por eso los hombres mentimos mas para mejorar nuestro estatus social. Ser culpable de una desgracia es una forma  de perder estatus social, y evitar la culpa es un motivo de mentir importante, especialmente en sociedades de raíces católicas, donde nuestra relación con la culpa es mas problemática.

Dinero, tamaño, recursos, belleza, salud son marcadores de estatus importantes. Estos marcadores son los que utilizamos para clasificar o organizar las manadas o las sociedades. Eso era así en la edad de la cueva y es así en la edad de Facebook o LinkdIn. Eso se ve siempre cuando un grupo de hombres desconocidos se juntan por primera vez. Siempre hay una lucha interna caótica por descubrir quien es el mas macho alfa, quien tiene mas recursos mentales y físicos para liderar el grupo. De repente el grupo se da cuenta quien es el macho alfa y el caos desaparece y se establece un orden sorprendente.

El amor es otro tipo de necesidad, pero no es primaria, la necesidad de amor tiene que ver con conseguir reproducción y estatus social. La ambición nace en el cerebro reptil.

Mentiras 1

Hice un dibujo, corrigeme si estoy equivocado / RA

2) La segunda capa de nuestra mente es la capa emocional. Las emociones son: la alegría, la ansiedad, la ira, la sorpresa, el miedo, la confianza, la pena. (NB: las emociones protestantes son ligeramente distintas, bueno saberlo si estas coqueteando con una persona del norte. Volvemos a estas diferencias mas adelante). Las emociones son el puente entre el subconsciente y el consciente, entre el paleocortex y el neocortex. Nuestro cerebro emocional tampoco mienten, pero a veces intenta. Todos las emociones son sentimientos, pero no todos los sentimientos son emociones.

3) La tercera capa es el neocortex o en otras palabras el consciente, que seria nuestro cerebro racional que es el que crean las mentiras. En alguna forma el tamaño del neocortex distingue los seres humanos de los animales. Cuando las señales del subconsciente y su cerebro reptil se encuentra con el neocortex donde están nuestros valores culturales, religiosos, normas de sociedad etc, empezamos gestionar la racionalización y la justificación de nuestros deseos mas primarios, y es así como nacen las mentiras. Y siempre empiezan como mentiras internas.

La ambición es un deseo de tener mucho estatus social. La ambición nace en el cerebro reptil y cuando nuestra ambición subconsciente choca con la percepción de la realidad que esta en el neocortex,  surge la necesidad de mentir para justificar nuestra falta de estatus social. El desfase entre nuestra ambición reptil y la realidad es el abono perfecto para las mentiras. Los hombres tenemos mas complicado asumir nuestras derrotas y perdida de estatus social y por eso mentimos mas.

Hay un gran diferencia entre hombres y mujeres,  mentimos por diferentes motivos. Los hombres mentimos para mejorar nuestro  estatus social,  mientras las mujeres asumen mejor su falta de estatus pero cometen mentiras de evasión para echar la culpa  a otras personas de esta falta de estatus. Por ej, los hombres mentimos diciendo,” soy el dueño de esto y esto, he sido director de tal, etc”. Las mujeres raras veces hacen este tipo de mentiras. Los hombres como siempre somos mas arriesgados, y por eso nuestras mentiras son mas fáciles de detectar. Algunas mujeres tienden a exagerar su estatus social via mentiras de influencia, en medios como Facebook o Instagram. Tambien son comunes las mentiras “casi piadosas” en las mujeres en el proceso del cortejo: Las mujeres mienten sobre citas y encuentros que han tenido con otros hombres para no ahuyentar otros pretendientes que puedan ser mas interesantes.

Las tres capas coincide con el subconsciente y el consciente. Nuestro cerebro reptil esta escondido en el fondo de nuestro subconsciente, no lo podemos controlar, es autónomo. Las emociones es un puente entre el subconsciente y el consciente. El neocortex forma parte de nuestro consciente.

Otra forma de explicarlo: Nuestro cerebro reptil desde el subconsciente genera emociones que sube al consciente. Si este deseo esta en conflicto con nuestro cerebro racional de valores aprendidos entramos en un estrés, y así nace la necesidad de mentir a nosotros mismos. Todas las mentiras que decimos a otras personas han empezado como una mentira dentro de nuestra mente. Obviamente, muchas de las mentiras se quedan dentro de nosotros. Pero, muchas se escapan por la boca a otras personas y otras a la sociedad, si somos líderes de algún tipo. Para no ir mas lejos, un político de la derecha católica.

Otra vez lo mismo pero en otras palabras: Cuando el paleocortex dice que quiere o desea algo,  y nuestro neocortex por valores aprendidos no acepta la señal de nuestros deseos primarios surge un estrés. Para paliar este estrés el neocortex racionaliza y justifica el deseo primario con una mentira. El motivo es que nuestros valores aprendidos muchas veces están en conflicto con lo que quiere nuestro deseo primario. Con lo cual mentimos para nosotros mismos para satisfacer nuestra moral, y tambien mentimos para satisfacer las normas de la sociedad. Allí entra todo el sistema religioso pero tambien los valores de lo ”políticamente correcto” de la sociedad moderna, que casi equivale a una religion. Un inciso: Cabe destacar que las personas que hemos nacido después de 1960 aunque negamos ser católicos o protestantes hemos sido impregnados en los valores de nuestros padres y nuestros abuelos. Yo soy ateo pero reconozco que los valores protestantes me han marcado para toda mi vida.

El la vida real:  Muchas veces hacemos cosas decididas por nuestro cerebro reptil pero sin saber porque lo hacemos.  Nuestro neocortex ha inventado una justificación de cometer estos actos mas acorde con nuestros valores.   Y eso crea un estrés, una mala consciencia en el  interior.

En fin, las mentiras que surgen del cortejo digital se pueden explicar con este modelo. Sobre todo somos los hombres que mentimos porque somos los que tenemos que demostrar nuestro estatus social como forma de supervivencia. Esta dinámica forma parte de nuestro cerebro reptil,  es nuestro instinto de supervivencia y no lo podemos controlar. Así de facil.

Las personas que son coherentes con su ambiciones primarias son personas de mucha personalidad. Justo porque son valientes y honestos con su parte primaria y no sienten vergüenza por estos deseos.  Gracias a la aceptación de su parte primaria estas personas  tienen una carisma especial , la carisma de la coherencia primaria. No necesariamente son brillantes y tambien pueden mentir para omitir, pero en su esencia son honestos.

Se miente mas en España?

Ya que soy sueco suena mal decirlo, pero yo creo que si.  Por varios motivos. Los españoles por haberse criado en una sociedad empapado de valores católicos tienen mas aversion a la culpa. Con lo cual cometen mas mentiras de “evasión”, de huir de la culpa. Tambien hacen mas falsas acusaciones. El colapso judicial, tan exclusivo para España, es un efecto de la cultura de la mentira y las falsas acusaciones. Personas del norte de Europa están empapados en valores protestantes, y no tienen el mismo pánico a la culpa. En Canada o Escandinavia esta bien visto decir, “fui yo, lo siento”.

Otro motivo de mentir mas en España  es el estatus social. La crisis y el desempleo ha reducido las vías al éxito, sobre todos  para muchos hombres y para nosotros puede ser muy tentador suplir la falta de éxito con mentiras de influencia. Por ejemplo, crear una imagen de éxito exagerado o falso a base de fotos en Facebook u otras herramientas del “narcisismo digital”.

La corrupción es una consecuencia de la mentira y el cinismo, de beneficiarse como sea costa de otros. El político corrupto es un mentiroso, muchas veces es hombre y de derechas y miente para mejorar su patrimonio (su estatus social) via mentiras de influencia y “misdirection”. España es lamentablemente uno de los países mas corruptos del mundo occidental. Se puede encontrar corrupción en países protestantes, pero a unos niveles mucho mas bajos. No existe un caso de corrupción en Suecia por mas de algún million de euros y es igual en todo el norte de Europa. Piensa que ministros dimiten en Suecia por haber comprado pañales con la tarjeta oficial. Por eso los suecos y otros ciudadanos de la Europa protestante le cuesta tanto entender la corrupción tan bestial en España con muchos casos que supera cientos millones de euros.

Como detectar las mentiras?

Cuando buscamos mentiras en otras personas lo que buscamos son señales de respuestas al estrés entre el  paleocortex y el neocortex. Estas señales son autónomos, no las podemos controlar,  y se demuestran en el lenguaje corporal.  Cuando el neocortex ha mentido para justificar el deseo del paelocortex aparece un estrés que se demuestra en microexpresiones en la cara, y tambien en los movimientos en los ojos y en la pupilas. Tambien hay cierto lenguaje corporal con los pies y las manos que nos dilatan.

Esto esta muy descrito en un libro de Paul Ekman ”Unmasking the face”. Otro maestro en arte de descifrar el lenguaje de las microexpresiones es Derren Brown. portada mentiras.jpg

3 Respuestas a “¿Porqué miento?

  1. Quiero aportar un pequeño comentario a este artículo tan interesante.
    Mentir es una condición más de la vida.
    Aprendemos a mentir desde niños viendo a nuestros padres o mayores mentir. Usualmente nuestras primeras mentiras pasan sin castigo y son aprobadas e inclusive nuestros propios padres nos piden que mintamos, así el hábito de mentir se vuelve aceptable. Recuerdo de pequeña cuando íbamos a visitar a familiares, mis padres siempre me decían: “te comes todo lo que te sirvan y así no te guste dices que estaba delicioso o si te dan un regalo y no es de tu agrado das las gracias y dices que te encanto”
    También podría agregar que las mentiras tienen relación directa con nuestra autoestima, por eso diría que mentir es un mecanismo de defensa. Mentimos cuando nuestro ego se ve amenazado.
    En lo personal la mentira que más digo o con la que más me dentífrico, es la “mentira solidaria”
    Nidia

    Me gusta

  2. Te felicito y me encanta que hablas de la mentira…..ten integrada en nuestras vidas……….es el pan nuestro de cada día, mentir………aunque yo no lo suelo hacer….porque soy mujer ;-)) Pero miento algunos días cuando me llaman para hacerme publicidad de las compañías de internet……..siempre estoy superocupada y no les puedo atender..la verdad es que llaman cuando me voy a meter la cuchara en la boca o cuando me estoy poniendo el pijama para ir a dormir :-))
    La mentira más gorda que yo sufrido en mi vida fue cuando yo tenía 6 años y me dijo una amiguita del colegio que no existían los Reyes Magos, que eran los padres………..Me llevé un disguto tremendo, incluso me enfermé y recuerdo la defensa que le hice a los Reyes Magos………imposible que no existieran!!!!!! Porque yo vivía en la ilusión y aquella niña me la quitó. Pero después entendí la putada tan grande que nos hacen los padres y el mundo de mantenernos con la ILUSIÓN de que tres hombres de colores diferentes vienen desde oriente en camello, muertos de sed y de hambre cargados de regalos para dejármelos a mi y a mis hermanos, Jolines!!! que peliculón!!!!
    O un tipo vestido de rojo con el pelo y la barba blanca…supergordo que no coge por la chimenea y este también viene cargado de regalos…….si no coge él como van a coger los regalos por la chimenea???? Me preguntaba yo hasta los 6 años…

    Vaya como contribuyen y nos ayudan a vivir en la mentira………No sería más fácil para los corazones infantiles decir que en esa época de Navidad es costumbre hacer regalos????

    Siento si puedo herir a alguien con esta ilusión creada para los níños…pero todavía estoy traumatizada……me llevé una gran decepción.
    Laura

    Me gusta

  3. Buenos días,

    Un artículo muy interesante, que ofrece una perspectiva muy concreta de la mentira. Después de haberlo leído dos veces- ya que da bastante información- me atrevo a hacer alguna pequeña crítica.

    Primero, creo que no se indica que la mayoría de las mentiras que decimos son para bien, las decimos diariamente para evitar el conflicto, para evitar que el otro se sienta mal e incluso mentimos para animar a una persona: un médico que dice a su paciente que se curará, aumentará su autoestima y posiblemente sus defensas.

    Se miente también cuando se tiene baja autoestima y esto no tiene porqué estar relacionado con el estatus socioeconómico, aunque es una posibilidad.
    El amor de pareja para muchas personas sí que es una necesidad primaria, hay personas que no pueden estar solas, ya que no se quieren a ellos mismos y necesitan llenar ese vacío con la aprobación de otro, con el amor de otro y no dudarán en mentir para conseguirlo.

    Por otra parte pienso que mentir no siempre crea estrés, ya que mentirse a uno mismo es la única manera de justificar por ejemplo una adicción y evitar el conflicto interno. Si uno se cree su propia mentira justifica sus actos y está más tranquilo.

    Pero debería leer el artículo con más calma, muy interesante!
    Cristina

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s