Corrupción a la sueca

La gran noticia de la semana pasada en Suecia ha sido el apartamento de la ministra de exteriores Margot Wallström, del partido socialdemócrata. Margot Wallström  fue vicepresidente de la Comisión Europea y comisaria de Relaciones institucionales y Estrategia de Comunicación entre 2004 y 2009. Tal vez el peso mas pesado en el gobierno socialista sueco. ¿Entonces que es lo que ha pasado con su apartamento?

Vamos por partes:

En abril de 2015 Margot Wallström alquiló un apartamento de unos 89 m2 en el centro de Estocolmo por un alquiler de 12.432 SEK al mes en un edificio propiedad del sindicato “Kommunal”, el sindicato mas importante de Suecia y agrupa los trabajadores municipales

Para entender el escándalo hay que entender que hay  gran escasez de vivienda en Estocolmo y un alquiler de mercado para el piso de Wallström y hubiera sido por lo menos el doble, 24.000 SEK al mes. Tambien hay que entender que hay dos mercados de pisos de alquiler en Suecia. Uno con alquileres bajos y regulados. Y otro mercado libre que refleja el alquiler del mercado. Los pisos con alquileres regulados se distribuye via Bostadsförmedlingen, un órgano estatal. Hay reglas y normas muy estrictas sobre el porcentaje de sus pisos que los caseros tienen que dejar al Bostadsförmedlingen.

El epicentro del escándalo es lo que habrá dicho Anneli Nordström, la presidenta del sindicato, a Margot Wallström sobre la “cola” de distribución de viviendas. Anneli Nordström asegura haber dicho a Margot que el apartamento en cuestión no iba ser distribuido via Bostadsförmedlingen de alquiler regulado sino que iba destinado al mercado libre con alquileres mas altos y que Margot no estaba saltando ninguna cola. El problema es que Margot debería haber entendido que una persona normal no consigue un apartamento de 90 m2 en el centro con un alquiler de 12.000 SEK. La lista de espera para un piso de alquiler regulado en el centro de Estocolmo son 40 años.  El vespertino Aftonbladet ha sacado a la luz que efectivamente saltó la cola y conseguío su apartamento por enchufe y por ser de la nomenklatura del partido. Ahora Margot Wallström acusa a Anneli Nordström de mentir y Anneli Nordström dice que Margot Wallström malentendió la información.

Tambien ha salido a la luz, que “Kommunal” esta dejando muy pocos apartamentos a “Bostadsförmedlingen”, el sistema estatal de distribución de viviendas. Y eso es otra polémica, con tanta escasez de vivienda es polémico que un sindicato no colabora en forma solidaria con un sistema que antes funciono bastante bien, el Bostadsförmedlingen.

Otra polémica es el poder económico del sindicato Kommunal. Tienen 500.000 socios que pagan aprox 250 SEK (25 Euros) al mes en cuota, es un ingreso de 125 millones SEK al mes, 12 millones de Euros. ¿Que hace con este dinero? Parte de la cuota es un seguro, otra parte es para una “caja de huelga”, y otra parte va para la administración del sindicato que supuestamente tiene que representar a sus socios en la mejor forma posible. El morbo es que Kommunal, al tener tanto ingreso tienen mucha superávit y invierten el superávit  en edificios y acciones en la bolsa. Y realmente no hay nada malo en esto, pero para algunas personas  molesta que un sindicato tenga propiedades y invierten en bolsa. Yo pienso que es lo que tienen que hacer, serian irresponsables si no gestionaran el dinero de los socios bien.

En resumen, ha habido enchufismo, ha habido una falta de transparencia, y el sindicato ha pecado de prepotentes hacia sus socios, muchos de ellos con bajos sueldos.

Esta historia dice bastante de la sociedad Sueca: 

Los niveles de corrupción en Suecia son muy bajos. Si esto hubiera pasado en España o Francia no hubiera pasado absolutamente nada, hubiera sido lo normal y corriente. ¿Como no vamos a conseguirle un apartamento a nuestra ministra de exteriores?

Los suecos son muy sensibles y muy poco tolerantes con la corrupción. Son muy  conscientes que el dinero publico es de ellos y los políticos tienen que sacar rendimiento de este dinero. Sin embargo, el escándalo de Wallstrom no era con dinero publico, es con dinero de un sindicato, con lo cual seria mas correcto hablar de una estafa o escándalo de amiguísimo y enchufe.

La prensa sueca de la derecha es muy agresivo con los residuos del poder socialdemócrata / sindical. Y cualquier signo de amiguísimo o enchufe entre altos cargos socialistas o sindicales se mira con lupa. Es un tema clásico de la prensa conservadora. El vespertino Aftonbladet pertenece al imperio noruego Schibstedt.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s