¡Goodbye Spain…o… See you soon?

Hay una cosa muy sorprendente con la propuesta de “Junts pel Si”: ¿Cómo van a obtener el respaldo de la comunidad internacional si declaran la independencia sin tener la mayoría de votos, solo basando la independencia en la mayoría de escaños? En un pais con tantos picapleitos  ¿No hay ninguno de ellos que podría haber advertido de este pequeño detalle del derecho internacional? Los señores Romeva, Mas y Junqueras han metido la pata hasta el fondo, es un ridículo total plantearlo tal como lo han hecho, ningún organismo internacional va a tomar en serio una declaración de independencia que no este basado en una mayoría de votos. Como idea después de fumar unos porros es genial pero declarar la independencia en contra de una mayoría no va a calar en la ONU, la UE o EEUU.

Observadores internacionales, periodistas internacionales y el publico interesado general en otros países no son tontos. Ellos entenderán bastante rápido que el sistema electoral catalán esta configurado para dar menos peso a la provincia de Barcelona y mas peso a las otras tres provincias.  Por ejemplo, se necesita aprox  11.000 votos para un escaño en la provincia de Lleida mientras en la provincia de Barcelona son 18.000 votos. Y claro, resulta que la provincia de Barcelona es la menos catalanista, y donde mas votantes hay de partidos como Podemos, Ciudadanos, PP y PSC, los no independentistas.  Una clara sobreponderación para las zonas mas catalanistas. Teóricamente pueden obtener la mayoría en escaños con solo 40% de los votos!

Siendo independentista, sobre todo por mis hijos catalanes, me molesta mucho que se hagan las cosas tan mal y que Artur Mas vuelve a liarla. Me inclino cada vez mas por la teoría del masoquismo catalán. En el fondo los catalanes no quieren la independencia, quieren el victimismo constante, tener alguien para echarle la culpa de todos los problemas. Me da la sensación que el conflicto en si es lo que interesa, resolver el conflicto sería matar el espectáculo. La rivalidad y la agitación es lo que da sentido a la vida y al  final la vida en Catalunya vuelve como un partido de Barça contra Madrid, queremos que gane Barça pero no queremos que acabe nunca la rivalidad.